Paul Ekman y las microexpresiones

15:45 0 Comentarios


Paul Ekman es un psicólogo estadounidense, co-descubridor de las microexpresiones. Es el autor e investigador más conocido la comprensión de la conducta no verbal, que abarca las expresiones faciales y gestos. Ekman fue nombrado por la Asociación Americana de Psicología como uno de los psicólogos más influyentes del siglo 20, y la revista TIME en el 2009 lo aclamó como uno de las 100 personas más influyentes en el mundo.

Como curiosidades, el Dr Ekman sirvió como asesor científico para el popular programa de televisión “Lie to me” (“Miénteme”, en español). También ha participado en programas como  “The Oprah Winfrey Show” y “The Tonight Show with Johnny Carson”. Y ha tenido conversaciones con el Dalai Lama, y a raíz de eso publicó su libro “Moving Toward Global Compassion”.

Sus investigaciones comienzan en la década de 1950, centrándose en los movimientos de la mano y los gestos. Hasta que en 1965 se interesó en la expresión facial y la emoción para examinar los estudios transculturales de la conducta no verbal. Su investigación proporciona la evidencia más fuerte hasta la fecha que Darwin estaba en lo cierto, al afirmar que las expresiones faciales son universales.

Posteriormente, Ekman desarrolló junto con W. Friesen, la primera y única herramienta integral para medir objetivamente el movimiento facial, el Sistema de Codificación de la Acción Facial (FACS, por sus siglas en inglés). Ekman luego se asoció con Terry Sejnowski para mostrar que las redes neuronales podrían ser utilizadas para tener medidas faciales basadas ​​en computadoras, este trabajo lo realizó con la empresa “Emotient”, en la que Dr. Ekman es miembro del Consejo Asesor. Emotient es ahora la autoridad líder en el análisis de la expresión facial.

Las microexpresiones, según el Dr. Ekman, son expresiones faciales muy breves, que duran sólo una fracción de segundo. Se producen cuando una persona ya sea deliberada o inconscientemente oculta un sentimiento. Se reconocen siete emociones que tienen señales universales: ira, miedo, tristeza, disgusto, desprecio, sorpresa y felicidad.

Todo empezó en 1967, cuando Ekman comenzó a estudiar el engaño, a partir de casos clínicos en los que los pacientes afirmaban falsamente de no estar deprimidos con el fin de cometer suicidio cuando no estaban bajo supervisión. Cuando los vídeos se examinaron en cámara lenta, Ekman y Friesen vieron microexpresiones faciales que revelaron fuertes sentimientos negativos que el paciente estaba tratando de ocultar.

Según el Dr. Ekman, cualquier persona por medio de un entrenamiento, puede aprender a detectar las microexpresionesm, las cuales nos ayudarán a desarrollar ciertas habilidades:

1.    Mejora nuestra inteligencia emocional: Aprender a leer las microexpresiones nos ayudará a reconocer los sentimientos de los demás y, al mismo tiempo, ser más conscientes de nuestros propios sentimientos.
2.    Desarrolla nuestra capacidad de empatía: Cuando se puede reconocer las expresiones fugaces y más evasivas, nos volvemos más sensibles a la gama de emociones que otros desean que sepan que están sintiendo.
3.    Mejora nuestras relaciones y habilidades sociales: Si mejoramos la capacidad para reconocer las emociones de los demás también aumentará la comprensión que nos permite conectar con otras personas.
4.    Reconocer y manejar mejor nuestras propias emociones: Aprender a reconocer las expresiones faciales de las emociones de los demás nos ayuda a aprender a reconocer nuestras propias emociones.




Muchas personas se han visto beneficiadas por el entrenamiento en microexpresión, un ejemplo de ello son las personas diagnosticadas con autismo y con esquizofrenia, las cuales han tenido resultados positivos, ya que les permite reconocer las emociones de los demás.

Por otro lado, los científicos del comportamiento, animadores, informáticos interesados ​​en programas de reconocimiento de patrones, y otros técnicos y científicos utilizan FACS en su trabajo profesional cuando necesitan saber de los movimientos exactos de la cara y qué músculos lo producen. También puede permitir una mayor conciencia y sensibilidad a los comportamientos faciales que podrían ser útiles para los psicoterapeutas, psicólogos forenses, entrevistadores, y otros profesionales que deben estudiar las comunicaciones interpersonales.

En la página oficial de Paul Ekman se pueden conseguir las herramientas para el entrenamiento en microexpresión. Todas estas herramientas fueron diseñadas con base a las investigaciones realizadas por Ekman y tienen como objetivo mejorar su capacidad para "leer" a los demás y responder con eficacia a las expresiones emocionales.

Algunas de las herramientas utilizadas para el entrenamiento de habilidades emocionales son:

·         Responder con Eficacia a las Expresiones Emocionales (RE³), el cual se centra en el núcleo de la inteligencia emocional.
·         Fotografías: Selección de las imágenes utilizadas en la investigación original de Paul Ekman. Cada conjunto de fotografías destacan las características faciales que expresan una emoción específica.
·         También pueden adquirir la herramienta de formación en microexpresiones faciales y la herramienta de formación sutil de expresiones faciales para el iPad, estas herramientas son recomendables para principiantes.
·         El Sistema de Codificación de la Acción Facial (FACS) es una herramienta de investigación útil para medir cualquier expresión facial que un ser humano puede hacer. Se trata de un sistema basado anatómicamente para describir exhaustivamente todo movimiento facial observable.

Si desean conocer más sobre el trabajo de Ekman pueden leer: “Unmasking the Face: A Guide to Recognizing Emotions From Facial Expressions” y/o “Emotions Revealed, Second Edition: Recognizing Faces and Feelings to Improve Communication and Emotional Life”.

Referencias:
-Página oficial del Dr. Paul Ekman - http://www.paulekman.com/
-Emotient - http://www.emotient.com/



Escrito por: Lic en Psicología Gabriela Salas Quinteros

Comparte en las Redes Sociales

Comaprte-redes-sociales