Mi niño no duerme: estrategias para la higiene del sueño

Mi niño no duerme

El insomnio constituye una de las quejas más frecuentes en las consultas pediátricas y de psicología infantil.
Después de los seis meses, se considera que un niño sufre insomnio si al menos dos veces por semana necesita más de 45 minutos para quedarse dormido, o si se despierta totalmente al menos una vez a la semana sin poder dormirse de nuevo. Se habla de dos tipos de insomnio infantil: insomnio por hábitos erróneos o incorrectos e insomnio por trastornos psicológicos.

Insomnio infantil por hábitos incorrectos: suele aparecer en lactantes de seis meses hasta niños de cinco años, produciendo una grave distorsión del sueño de los niños y de sus padres.

Insomnio infantil por causas psicológicas: El propio proceso de desarrollo se acompaña de nuevas situaciones y acontecimientos (p.ej. la entrada en la guardería o en el colegio) que pueden incrementar la ansiedad del niño y desencadenar, por tanto, insomnio. A veces, la oscuridad y la
soledad pueden provocar miedo y ansiedad, con la consiguiente dificultad para conciliar el sueño.

Protocolo de actuación

1. Presencia en la consulta de ambos padres.

2. Establecimiento del diagnóstico de insomnio infantil

3. Explicación pormenorizada a los padres de la naturaleza conductual del insomnio del niño.

4. Explicación de la correcta aplicación de rutinas preparatorias para que el niño concilie el sueño, que los padres deben realizar entre 5-10 minutos antes de la hora de dormir establecida para el niño:

a) La situación de inicio del sueño debe hacerse agradable y tranquila.

b) Los padres deben colocar a su hijo en su cuna o cama y, si lo desean, pueden contarle algún cuento corto.

c) Es recomendable utilizar objetos transicionales llamativos (muñecos de peluche) que acompañen al niño en su entorno inmediato al dormir.

d) El niño debe comprender que este tiempo especial junto a sus padres no se va a prolongar más allá de 5-10 minutos. Durante ese período, el niño debe mantenerse despierto, con las luces de su habitación encendidas.

e) Un poco antes de que transcurran esos 5-10 minutos, alguno de los padres debe permanecer en la habitación y utilizar con voz tranquila y segura la siguiente consigna (que no debe durar más de 1 minuto): “El papá/mamá quiere que aprendas a dormir solo, así que aquí tienes tu osito (o cualquier otro juguete), buenas noches cariño”. Seguidamente, el padre/madre debe salir inmediatamente de la habitación.

f) Los padres deben salir de la habitación dejando al niño despierto y no entrar de nuevo salvo para reafirmar la consigna anterior.

Las entradas en el cuarto deben seguir un programa de esperas progresivas preestablecido, y nunca deben hacerse para que el niño deje de llorar o para ayudarle a dormir. Las entradas en la habitación del niño no deben ser contingentes al llanto o demanda del mismo, sino que siguen siempre un tiempo de espera que es más largo a cada entrada.

Durante el día

Limitar el consumo de sustancias estimulantes (cacao, colas, azúcar, etc.).
 Establecer horarios rutinarios para las actividades diarias.

Al ir a dormir.

estrategias para la higiene de sueñoEstablecer rutinas relajantes (baño, cena, juegos relajantes, etc.).
Acompañar al niño a su habitación, ayudarle a meterse en cama; permanecer con él manteniendo una conversación relajantes.
Transcurridos 10-15 minutos comunicar al niño que se va a quedar solo y que si le necesita estará en otra habitación; no esperar a que el niño se duerma.
Si el niño llama, tardar en acudir, no permitirle que se levante de cama, y, si lo hace, se le acompaña a su cama y no se queda más tiempo con él.
Si el niño se despierta por la noche, no darle de comer, solamente agua.
La siesta se hará siguiendo las pautas anteriores; hacerla a primera hora de la tarde de modo que no
interfiera en el sueño nocturno.
Establecer horarios de acostarse y levantarse, tanto en el sueño nocturno como en el diurno.

Condiciones de la habitación

 Que no haya excesivo calor.
 Si el niño tiene miedo se puede dejar un ruido de fondo o una luz tenue.
 Decoración sencilla.
 Que no haya polvo

Comparte en las Redes Sociales

Comaprte-redes-sociales