El duelo. Un espacio intermedio de aprendizaje en la vida

Enseñar a pensar, propiciar reflexionar sobre la tranquilidad del alma y la serenidad. Vivir y sentirse bien, como una prolongación de quien somos. Buscar el equilibrio que es más que anímico, psíquico o corporal y que posibilita un desarrollo de la felicidad pues quita obstáculos a dar sentido a la muerte, al destino y a lo que nuestros dioses refieren.
El duelo. Un espacio intermedio de aprendizaje en la vida
Enseñar, es a la vez, transmitir conocimientos y formar espíritus, conduciéndolos según una progresión ordenada, de lo más simple a lo más complejo. De esta manera, el alumno se eleva en la apropiación razonada del saber y en la formación del juicio y el gusto, tan alto como lo requiera su destino social, de manera que estar preparado para hacer un uso conveniente de ese saber. Descargar aquí

Comparte en las Redes Sociales

Comaprte-redes-sociales