¿Qué es psicoterapia?

16:36 0 Comentarios

¿Qué es psicoterapia?


Es el arte de curar mediante la palabra y artesanía, es el uso de las técnicas adecuadas para extraer la belleza de una materia prima, en este caso sería sacar a la luz la belleza y la armonía del alma. El proceso de psicoterapia tiene mucho de artesanía.

La psicoterapia es un trabajo de dos personas (referido a la atención individual) cuyo objetivo es lograr el bienestar psíquico y espiritual de la persona que consulta y al obtener ésta esos logros también alcanzará a quienes lo rodean.

 Esto en base al supuesto que todo cambio favorable en uno de los miembros de la familia tendrá repercusiones positivas en los otros componentes del grupo familiar y más extensamente en su grupo social donde esté participando.

También, la psicoterapia puede definirse como un conjunto de técnicas destinadas a lograr cambios en una persona que lo solicita, a través de una relación profesional con determinadas características, que permite el desarrollo de las potencialidades del niño, pero también favorece el desarrollo personal del psicoterapeuta, al promover la revisión permanente de sus emociones y confrontarlo con experiencias pasadas y nuevas que le presentan las personas que atiende.

Eysenck define operacionalmente la psicoterapia:

• Es una relación interpersonal prolongada entre dos o más personas.
• Uno de los participantes ha tenido una formación especial en las técnicas acerca de las relaciones humanas.
• El otro participante entra a esta relación solicitando ayuda.
• Los métodos a usar son de naturaleza psicológica.
• El proceder del terapeuta se basa en una teoría formal que pretende explicar la conducta del consultante.
• El proceso tiene como objetivo la mejoría o disminución de las dificultades que llevaron a la persona a consultar.

El para qué se hace, esto es, su finalidad.

Los objetivos de la psicoterapia del niño podrían ser:

• Mejorar, restablecer la salud mental y por lo tanto la salud física. (Todo está interrelacionado).
• Lograr mejor calidad de vida del niño y de quienes lo rodean. (Los cambios asumidos por el niño promoverán cambios en su medio).
• Favorecer el desarrollo de sus capacidades y recursos personales. (Todo niño trae potencialidades que pueden ser ampliadas).

El cómo se hace, es decir, su metodología.

Se define la psicoterapia como un proceso, no basta una o dos sesiones de consulta. Es necesario conocer a la persona, su entorno, su historia de vida, sus pensamientos y sus acciones actuales, mediante la entrevista clínica, el uso de instrumentos psicológicos tales como: tests, cuestionarios, escritos personales, etc.

A su vez, la persona conocerá más de sí mismo, lo cual le permitirá desempeñarse mejor y ser más completa y ojalá feliz.
Una vez logrado un cierto conocimiento global de la persona, niño o adolescente se indicará o no la psicoterapia y cuál sería la modalidad más adecuada en ese momento, de acuerdo a sus características
y necesidades. 

Con qué se hace: los conocimientos y las técnicas a usar.

En todo proceso conviene tener una guía, una orientación hacia donde dirigir la acción, por lo tanto es necesario tener conocimientos básicos: conocer la psicología evolutiva en sus diferentes etapas, saber de psicología normal, de psicopatología y de psiquiatría infantil, además, manejar teorías y técnicas de psicoterapia. Es decir, tener los conocimientos suficientes para lograr un referente teórico acerca de quién es la persona que está adelante, tener una visión del ser humano, cómo se concibe la persona y su vida, manejar algunas herramientas que permitan interactuar con la persona y devolver a ella una comprensión de sí misma que le haga sentido, que no sea extraña para que la pueda aceptar y hacer suya.

Formación del psicoterapeuta

El psicoterapeuta comienza a formarse en los estudios de pregrado, en el momento que elige estudiar la carrera de Psicología y en el caso de los médicos, cuando hacen la elección de especialidad de Psiquiatría.

Generalmente se elige el área clínica pensando en ayudar a otros, reconociendo que existe un factor emocional preponderante en las enfermedades llamadas físicas y mentales. También hay un elemento, a veces desconocido que les hace buscar a través de ayudar a otros, la solución a sus propios problemas.

Es muy importante conocer las motivaciones que llevan a elegir la actividad psicoterapéutica y es imprescindible recurrir a una psicoterapia personal para conocerse y también para saber como se siente ser «paciente». Este conocimiento enriquece su capacidad de ponerse en el lugar de las personas que atienda, sabiendo que no es fácil hablar de aspectos que se sienten indeseables, agresivos o culpables en sus acciones o en sus pensamientos.

En la actualidad hay muchas otras alternativas de formación a través de los cursos de postítulo en las diversas corrientes teóricas que permiten a los profesionales jóvenes adquirir mayores conocimientos y desarrollo de habilidades para su desempeño profesional en mejores condiciones.

Durante su formación de psicoterapeuta es necesario desarrollar habilidades específicas para la atención de cada grupo etario: niños, adolescentes o adultos y también en determinadas situaciones: maltrato, duelos, abuso sexual, accidentes, catástrofes, etc. 

Entre las habilidades relevantes del terapeuta, a desarrollar para la atención de niños se señala:

• Disponer de motivación e interés especial para el trabajo con niños. Ponerse en su lugar y su circunstancia, y a la vez conservar la capacidad de retirarse para tener una visión más clara y «objetiva» de lo que le sucede al niño.
• Escuchar, acoger y actuar con límites protectores en el espacio terapéutico y mostrar facilidad para adecuarse al lenguaje segun edad, nivel emocional e intelectual del niño.
• Devolver a través de la actitud y de las palabras una explicación comprensible, que le permita al niño tranquilizarse y poder expresarse en las sesiones de trabajo.
• Tener interés por incluir a los padres en el tratamiento y valorar la presencia de éstos por ser las figuras de afecto más importantes y permanentes para el niño.
• Tolerar las emociones del niño y de sus padres, comprendiendo sus cambios y tener la flexibilidad para modificar las actitudes propias y asumir con tranquilidad y paciencia los éxitos y los fracasos del proceso o de una sesión en particular.
• Usar un marco teórico de comprensión del desarrollo evolutivo del niño y poseer un buen nivel de conocimientos y manejo del enfoque psicoterapéutico elegido.
• Reflexionar sobre las facilidades y dificultades que han encontrado en la intervención clínica con niños y reconocer la necesidad de supervisar sus casos, no sólo cuando se presentan dificultades.

Otros aspectos muy relevantes tienen relación con los aspectos éticos que rigen el quehacer psicoterapéutico:

• Ser consciente de los conflictos de valores que puedan provocar algunas personas y evaluar si puede atenderlas o de lo contrario derivarlas a otro profesional.
• Ofrecer un buen desempeño, resguardando el secreto profesional y respetando los valores propios del niño y de su familia.
• Estar atento al uso o abuso del poder de ser el Psicoterapeuta

Demostrar capacidad e interés por integrarse con otros profesionales en la atención del niño, valorando el trabajo en equipo y estar motivado para recibir e incluir en el trabajo las sugerencias de supervisores y de otros profesionales.

Si bien los principios que deben regir el quehacer del psicólogo se encuentran descritos detalladamente en el código de ética del Colegio de Psicólogos, existen algunos elementos que será importante recalcar en el trabajo con niños. Es así como Koocher, 1976 identifica cuatro aspectos a considerar:

• Derecho a que se le diga la verdad.
• Derecho a ser tratado como persona.
• Derecho a que se le tome en serio.
• Derecho a participar en la toma de decisiones respecto de su proceso.

Comparte en las Redes Sociales

Comaprte-redes-sociales