Entrenamiento en Habilidades Sociales

Solemos utilizar el entrenamiento en habilidades sociales para limitar la conducta agresiva y antagonista, reducir sus intrusiones o interrupciones inadecuadas, aumentar las conductas prosociales y mejorar las habilidades para hacer amigos en los niños y adolescentes.
Entrenamiento en Habilidades Sociales

Las actividades prácticas ayudan a dar más vida a los principios de las habilidades sociales para los más pequeños. Cochran y Cartledge (1996) invitan a los terapeutas a hacer « rompecabezas» en el entrenamiento en habilidades sociales (Psicologia Social PDF). Los rompecabezas son ejercicios en los que se da a un grupo de niños un proyecto dividido en varias partes, entregando cada una a uno de los niños, que es responsable de enseñársela a los demás. Plantar un jardín, hacer un castillo de arena o representar una historia son sólo algunos ejemplos de actividades con las que se pueden hacer rompecabezas.

 En nuestra opinión, estos rompecabezas ofrecen muchas posibilidades a los terapeutas. Por ejemplo, podemos dar a los pequeños el proyecto de hacer una maqueta. Le damos a cada uno un fragmento de las instrucciones, convirtiéndolo de este modo en un experto en la parte que le corresponde. Después les pedimos que hagan la tarea interaccionando y colaborando los unos con los otros. Observando la forma en que interaccionan entre sí podemos obtener una muestra real de conducta. Podemos intervenir para subray ar interacciones apropiadas o para dar retroalimentación sobre las interacciones inadecuadas.

    Rellenar la jarra es otra manera divertida de fomentar la aplicación de habilidades sociales (Cartledge y Feng, 1996a). Se pone una jarra en la sala de terapia de grupo. Si el terapeuta observa que algún miembro del grupo muestra una conducta prosocial, como ser empático, escuchar o responder a las críticas sin agresividad, pone una canica en la jarra. Los miembros del grupo reciben recompensas cuando las canicas llegan a una marca en la jarra. También podemos invitar a los miembros del grupo a reforzarse los unos a los otros poniendo canicas en la jarra, dando este refuerzo siempre que vean a un compañero interaccionando correctamente.

    Estamos de acuerdo con varios autores que abogan por el uso de la literatura popular y las películas como formas de enseñar habilidades sociales. Podemos escoger libros, películas y canciones en función de las características culturales y étnicas de nuestros clientes. 

  Las biografías de Jackie Robinson, Malcolm X, Thurgood Marshall, Harriet Tubman, César Chávez, Henry Cisneros y otras pueden ser una buena fuente de modelos de rol para los niños de color.

   Recomendamos algunos títulos concretos como: Hoops (Myers, 1981), Fast Sam, Cook Clyde, and Stuff (Myers, 1975), Scorpions (My ers, 1988), Famous All Over Town (Santiago, 1983), In the Year of the Boar and Jackie Robinson (Lord, 1984), New Kids on the Blok: Oral Histories of Immigrant Teens (Bode, 1989), Hawk, I Am Your Brother (Bay lor, 1976), Racing the Sun (Pitts, 1988), y I Speak English for My Mom (Stanek, 1989) (Cartledge y Feng, 1996a, 1996b; Cartledge y Middleton, 1996; Cochran y Cartledge, 1996; Lee y Cartledge, 1996). Para los adolescentes y los niños que no leen demasiado bien, las películas o documentales pueden ser unas buenas herramientas de aprendizaje

El entrenamiento en opciones positivas para adolescentes (PACT) es un programa innovador de prevención de la violencia diseñado específicamente para adolescentes afroamericanos de edades comprendidas entre los 12 y los 15 años (Hammond y Yung, 1991). El PACT es especialmente sensible a los temas raciales, étnicos y culturales. Enseña a los niños habilidades de comunicación, negociación y resolución de problemas a través de la enseñanza directa y el modelado de cintas de vídeo. El entrenamiento suele hacerse en grupos de diez a doce adolescentes, y se les enseñan seis habilidades: dar retroalimentación positiva, dar retroalimentación negativa, aceptar la retroalimentación negativa, resistir la presión de los iguales, resolver problemas y negociar.

Habilidades SocialesLos role playings y los psicodramas se presentan en viñetas en cintas de vídeo para facilitar el modelado de los iguales y del propio niño. Como sostienen Hammond y Yung (1991): « Los modelos que captan el estilo diferenciado de subculturas de minorías de adolescentes son más creíbles y convincentes para ellos».

Hay varios vídeos con manuales para supervisores para realizar el PACT que presentan modelos de rol de adolescentes afroamericanos (Hammond, 1991). Las cintas de vídeo, que duran de catorce a veinte minutos, suelen enfatizar tres conjuntos básicos de habilidades. En Givin’It los adolescentes aprenden a expresar críticas, decepción, ira o disgusto con calma y manteniendo el control de sí mismos. Ésta constituyEe una buena preparación para una mejor resolución de conflictos. Takin’It ayuda a los adolescentes a escuchar, comprender y reaccionar ante las críticas y la ira de los demás de un modo productivo. Workin’It Out enseña habilidades de negociación. Aquí, los pequeños aprenden a escuchar, a identificar problemas, a generar soluciones alternativas y a comprometerse.

Tal Vez te interes nuestra Libreria Virtual

Fuente: Practica Clinica de terapia cognitiva con niños y adolescentes (Friedberg y McClure)

Comparte en las Redes Sociales

Comaprte-redes-sociales