Cuidado con la desnudez frente a los niños

Cuidado con la desnudez frente a los niños

¡Cuidado con la desnudez frente a los niños!

Quieran o no, quienes se encuentran, hoy en día, en la intimidad de su hogar con la gran responsabilidad de criar a sus hijos se presentan frente a ellos con este cúmulo de influencias, más la información que brinda el contexto actual y las opiniones, actitudes, estilos de vida, prejuicios y creencias que fueron enseñados por sus antecesores más cercanos. Entonces, comienzan a surgir las interrogantes ¿qué es lo correcto?, ¿se le hace daño a un niño ocultándole o revelándole el cuerpo desnudo de los adultos? y ¿cómo se debe abordar este tema en casa?

EL SIGNIFICADO Y SUS OPORTUNIDADES

Mientras más tabú es un tema, más controvertido se vuelve y más necesario se hace tomar una posición. Con respecto al desnudo familiar es justamente eso lo que pasa. Algunos expertos piensan que exponer al niño al cuerpo sin ropa de los adultos podría acarrear múltiples trastornos psicológicos en el futuro, mientras que otros piensan que la naturalidad de los procesos corporales dentro de la casa le da al niño la libertad de expresarse tal como él es y de liberar las tensiones de un mundo tan restrictivo y punitivo.
¿LOS HERMANOS DEBEN BAÑARSE JUNTOS?

Puede que en un principio no haya grandes complicaciones, pero cuando comienzan a interesarse demasiado por el cuerpo del hermano, sea de su mismo sexo o no, es preferible asearlos por separado. Según Núñez el contacto físico entre hermanos, al igual que los padres, debe estar orientado hacia el amor, la ternura y el cuidado, sentir seguridad, reconocer y expresar emociones. Es importante diferenciar entre los lazos familiares de los de amistad o relaciones de pareja.


Tal como explica la psicóloga clínica Alicia Núñez, tanto la consideración del cuerpo y sus funciones como algo sucio, grosero y pecaminoso, como la permisividad que muestra todo tipo de conductas adultas en relación con el cuerpo y la sexualidad, son perjudiciales. Lo adecuado, según ella, es cultivar las relaciones afectivas, el autocuidado, el respeto y el amor por el cuerpo.
Lo primero que los padres deben tener en cuenta es que el significado que le dan los niños a la desnudez varía en función de su edad y del grado de maduración psicológica que van adquiriendo.

El psiquiatra infantil Sabas Castillo afirma que el desarrollo psicológico del ser humano es posible gracias al cuidado que recibe sobre su piel. La hora del baño, las caricias y los besos sobre el cuerpo desnudo del bebé además de proveerle atención, le proporciona un incipiente conocimiento de su importancia como ser humano en un mundo donde se le permite amorosa existencia y presencia.
En estas primeras etapas, el cuerpo de la madre es su referencia del mundo, es parte de sí mismo, su protección, su alimento y su consuelo, agrega Núñez. Y esto es así durante los tres primeros años de vida, cuando comienza a darse cuenta de las diferencias que existen entre ambos géneros. La curiosidad por el cuerpo del otro es lo que domina y los padres deben saber que, como los niños no cuentan ni con la comprensión ni con la carga hormonal adulta, esa atracción por lo distinto no tiene ningún significado sexual, es solo el despertar de un sentido de identidad y de placer por explorar el mundo que los rodea.
En estos momentos, es oportuno inculcar el respeto por el propio cuerpo y por el del otro al no permitirle, de la manera más amorosa posible, que manipule áreas del cuerpo ajeno que son consideradas privadas. Igualmente, es conveniente decirles que esas partes, sobre todo las genitales, solo pueden ser tocadas por los padres y el médico en situaciones muy específicas.
desnudez frente a los niños
Ambos especialistas coinciden en que alrededor de los seis años aparece en los niños el pudor. Es decir, comienzan a manifestar la necesidad de bañarse solos y la negativa a que los vean desnudos. Núñez invita a que se aproveche este momento para reforzar la noción de privacidad, con dos fines: prevenir el abuso sexual infantil y favorecer la privacidad de la autoexploración. Castillo, por su parte, considera que es un error insistir en acompañar en sus rituales de higiene a un niño que ya puede hacerlo solo, porque poco a poco la descarga hormonal comienza a aumentar y el placer por sentirse cuidado queda desplazado por un placer físico que no es adecuado.
Cuando el sentido de pudor se hace patente en los niños, es un buen momento para que los padres también se recojan y si ya existían cuidados a la privacidad de los adultos cuando se están cambiando de ropa o cuando están en el baño, ahora cobra una importancia vital. El niño no comprenderá los límites si no son enseñados por los padres, tal como apunta Castillo.
A partir de esa edad, la compresión del cuerpo se amplía. A los siete años los niños pueden diferenciar a los hombres de las mujeres por atributos primarios como los senos, la vulva y el pene y a los ocho años por atributos secundarios como la voz, las vellosidades y la forma del cuerpo. Se espera que a los 10 años el niño conozca el proceso de los encuentros sexuales. Por lo que es fundamental que los padres se preparen para hacerle frente a las dudas de sus hijos y así fomentar la confianza en el diálogo, asegura Núñez. Las preguntas deben ser respondidas con la verdad y en un lenguaje sencillo adecuado a la edad del niño. A esto, Castillo añade que si bien los padres deben ubicarse algunos pasos por delante de las inquietudes del niño, es importante resguardar la información tanto gráfica como verbal para el momento en el que el niño realmente la pueda comprender.
ENTRE EL BIEN Y EL MAL

Más allá de las consideraciones morales de la desnudez, existen ciertos eventos que deben evitarse a toda costa:

• Los niños no deben presenciar relaciones sexuales.
• Los genitales de los niños no deben ser objeto de burla.
• No se debe amenazar con la castración.
• Los niños deben tener acceso limitado y supervisado a las nuevas tecnologías.
• Los prejuicios de los adultos no deben guiar la educación sexual de sus hijos


Más temas relacionados conoces la pedofilia


Comparte en las Redes Sociales

Comaprte-redes-sociales